Imagen del post

#ELECCION360: La larga relación entre Guillier y Piñera

Nicolas Copano

En sus innumerables apariciones ante a la prensa, los candidatos presidenciales han ofrecido más de una polémica con sus acusaciones. Sin embargo, el ánimo que caracteriza estos días previos a la elección está lejos del respeto que se profesaron en años anteriores, cuando la vida los reunió en un lugar llamado Chilevisión.

En 1999 Alejandro Guillier se transformó en el hombre ancla de la estación televisiva al asumir la dirección del departamento de prensa y la conducción del noticiero central. A través de este cargo se acercó a Sebastián Piñera, quien en 2005 compró el canal a Claxson; una transacción que, en palabras del propio periodista, él mismo recomendó al líder de la centroderecha. “Pensaba que Piñera daba mayor libertad e independencia. Un día nos encontramos y le dije: tiene que comprar Chilevisión. Es una empresa eficiente, bien administrada, con buenas políticas de desarrollo y equipos de trabajo”, dijo en 2009 a Revista Caras, una entrevista que, meses atrás, activó una polémica por su abierto apoyo al empresario frente a la candidatura de Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

A partir de entonces, Piñera y Guillier generaron una relación laboral que, en palabras de testigos, siempre tuvo un tono cordial y de respeto. El primero de tres encuentros formales entre ellos fue en una fiesta con rostros y ejecutivos en San Damián, donde el empresario anunció la continuidad del trabajo de Jaime Aguirre.

Aunque a esas alturas el senador por Antofagasta había dejado la dirección del equipo de prensa para asumir la presidencia del Colegio de Periodistas, continuaba sus funciones de rostro en el noticiero y el panel de Tolerancia Cero. En el marco de ese programa es que volvió a reunirse con el hombre de Chile Vamos, cuando éste actuó de mediador entre el periodista y Sergio Melnick tras una disputa que traspasó la pantalla. En esa ocasión, el ex ministro de Pinochet hizo una serie de acusaciones contra la presidenta Bachelet, provocando la notoria molestia de Guillier.

Fue el mismo programa el que los juntó tres años después, en 2008. Según fuentes de La Tercera, Piñera quería dar a conocer unos e-mails que mencionaban una supuesta relación entre las Farc y el PC chileno, material que los panelistas habrían rechazado unánimemente.